Cuidado con tus plantas de interior

A veces tratamos las plantas de forma inadecuada y sin quererlo, las estamos matando, normalmente suele ser por riego escaso o excesivo, pero hay más motivos, a continuación os exponemos las situaciones más habituales:

Riego excesivo: Las hojas de las plantas se veran amarillas o con manchas marrones, por otro lado, también podemos observar que las hojas se caen mucho.

Riego escaso: Las hojas, básicamente se secan, principalmente por la punta y los bordes y se va marchitando popo a poco.

Aire seco: Las hojas se secarán y se irán poniendo de tonalidad marrón. Esto suele ocurrir si ponemos las plantas cerca de la calefacción.

Falta de luz: Las hojas se verán amarillentas o con pequeñas manchitas en forma de pecas, las hojas se verán con poca luminosidad, tonos más apagado de los habituales.

Si has detectado alguno de estos problemas en tus plantas ya sabes a qué puede deberse, si la planta no está muy dañada, una corrección a tiempo de su cuidado puede devolver la vida a tu planta de interior.

Comparte este artículo

Post Comment