Cordiline fruticosa

Hoy quiero hablarte de una planta de interior que, aunque es delicada, no por eso quiere decir que no podamos tenerla en casa, lo que hay que hacer es intentar mantenerle las mejores condiciones.

Se trata de la Cordiline fruticosa, una planta de clima húmedo que requiere de una temperatura de entre 10 y 21 grados (como comprenderás huye de la calefacción y no le gusta demasiado el calor).

La planta tiene unas hojas bastante largas (pueden medir hasta 30 centímetros de largo) mientras que la planta alcanza los 60 centímetros de altura. En cuanto al sol esta planta prefiere la sombra aunque un poco de sol no le viene mal de vez en cuando.

Hay que regarla cuando se le vea la tierra húmeda y abonarla en primavera y verano con abonos de alta concentración de azufre y potasio.

Comparte este artículo

Post Comment