Aguas grises para regar las plantas

Aguas grises
Aguas grises

Actualmente gastamos muchos litros de agua en nuestro día a día, con la ducha, el lavavajillas o con la lavadora. Sumando tan solo estos tres puntos, en un día se pueden gastar entre 130 y 200 litros de agua, una cantidad enorme que podríamos llegar a reutilizar.

¿Podríamos reutilizar estas aguas grises para nuestro jardín?

Cada vez hay más personas concienciadas y el hecho de aprovechar el agua doméstica para regar el jardín es una de las tendencias más extendidas hoy en día, aunque hay que tener cuidado.

Las aguas grises, como se conoce a este agua de desecho, puede contener jabones y detergentes, los cuales pueden dañar al suelo del jardín donde se encuentran nuestras plantas.

Por ello, para poder evitar producir daño al suelo hay que usar solamente esta agua para regar nuestras plantas, pero solo aquellas que puedan absorber algunos de los tóxicos que contienen.

Las plantas que pueden ser regadas con este agua son las que pertenecen a la familia de las cespitosas, gramíneas que suelen crecer bastante formando matas. Las aguas grises pueden ser utilizadas para regar cualquier otra clase de plantas y jardines, pero solo si se instalan los sistemas adecuados.

Con la instalación de sistemas de depuración por filtración, se conseguirá una mejor calidad del agua dado que se filtran muchos de los agentes que podrían resultar tóxicos para las plantas. No son sistemas demasiado caros y nos permitirán ser más eco-responsables.

Están compuestos por lechos de gravas de diferentes tamaños que combinados de una manera especial se consigue una gran depuración de las aguas.

De esta forma las aguas grises pueden ser aprovechadas para regar nuestro jardín o cualquier zona de regadío sin ningún riesgo para la salud, ni de las propias plantas ni para la nuestra, en caso de que se tengan plantadas hortalizas u otras especies para nuestro consumo.

Comparte este artículo

Post Comment