Un reloj hecho de flores

Quizás te parezca imposible pero es cierto. Como sabes hay algunas plantas que suelen cerrarse o abrirse a ciertas horas (por ejemplo, algunas solo se abren a las 9 de la noche, por ejemplo el galán de noche).

Gracias a eso, un botánico llamado Carlos Linneo, recogió y plantó en su jardín distintas especies de flores que se abrían a distintas horas de tal forma que construyó un reloj hecho con flores y, según la flor que estuviera abierta, podía saber la hora (ya no se si los minutos también).

No solo consiguió eso, también logró saber el tiempo que permanecían abiertas cada una de las plantas.

Comparte este artículo

Post Comment