Tomillo

Coger tomillo del campo, así como la manzanilla, hay veces en las que está prohibido y pueden denunciarte por ello, con lo cual te sale mucho más caro un poco de tomillo para condimentar tu comida que lo que disfrutas consumiéndolo.

Sin embargo, el tomillo se puede plantar en el jardín de tu casa sin mucho problema siempre que encuentres semillas o plantas de tomillo. La más habitual es la Thymus Vulgaris, el tomillo más usado para la cocina y también por su olor y propiedades, para paliar algunas enfermedades.

Este tomillo no necesita grandes cuidados solo un riego muy moderado (porque es de secano y prefiere la sequedad a la humedad) y estar siempre en exposición al sol.

Lo que sí debes tener cuidado, como en casi todas las plantas, son los fríos y heladas. Si ves que por la noche baja mucho la temperatura convendría que lo taparas con algún plástico de tal manera que conserve su propio calor y también has de quitar ese plástico en cuanto salga el sol ya que si no crearás dentro una temperatura demasiado elevada que podría quemar los brotes y hojas.

Esta planta puedes cortarla sin mucho problema porque, cuanto más lo haces, más se ramifica y es posible que crezca mucho más (pudiendo llegar a convertirse en un gran arbusto). Lo que más te llamará la atención es su olor, muy característico de la planta y algo que te mantendrá siempre alerta al saber si el tomillo es fresco o no. Como ocurre con otras plantas como las rosas, el olor recorrerá todo el ambiente.

Sobre las plagas debo decirte que no tiene muchas. Hay que tener cuidado de mantener limpio el espacio donde esté plantado para que no se vea amenazada por otras plantas, ni ella amenazar a otras, pero plagas concretas no suelen afectarle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *