Prebonsáis

Es posible que no hayas oído hablar antes de esta palabra pero, dentro de los bonsáis, existe, y de hecho algunos expertos en bonsáis dicen que todos los bonsáis que venden en las tiendas en realidad no son bonsáis todavía sino prebonsáis porque todavía no están formados del todo.

Un prebonsái, para que te quede un poco claro son árboles jóvenes que aún no han sido tratados como bonsáis pero están en vías de hacerlo, quizás por su tronco, ramas o por otras características que pueda tener. Se trata de un árbol que se está cuidando de tal manera que se espera, en un futuro, ser un bonsái de verdad, de ahí prebonsái.

Los prebonsáis se suelen dejar crecer durante un tiempo pero casi siempre en macetas de entrenamientos, que suelen ser estrechas pero más largas de lo normal. Con eso lo que se consigue es engrosar el tronco hasta el punto que lo quieras. También te preguntarás cómo se puede poner después en una maceta de bonsái. Eso es porque llegado un punto en que no quieres que crezca más o que vas a cambiarlo a una maceta de bonsái, has de cortarle parte de las raíces, no completas, pero sí al menos una tercera parte de tal forma que entre en otra de bonsái. Por supuesto, no pasan a una pequeña desde una de prebonsái, van teniendo grados para que la planta se vaya acostumbrando.

Es un cuidado que conlleva años para formarla pero después será uno de los bonsáis que más te guste porque al fin y al cabo lo has hecho tú.

No necesitas herramientas especiales para hacerlo, solo una maceta no demasiado ancha pero sí profunda y controlar la evolución de las ramas y el tronco. A lo mejor has de anillarlo, es decir, doblarle algunas ramas para que vayan donde tú quieras que vayan.

Comparte este artículo

Post Comment