El otoño para las plantas

El próximo jueves será oficialmente otoño aunque en algunas ciudades ya hemos pasado por temperaturas y situaciones de otoño (por ejemplo un intenso viento).

Las plantas también se preparan ya para el otoño y una de las primeras cosas que hacen es necesitar menos agua. Ya no hay que regalar a diario, ni siquiera cada dos días, sino que puedes espaciar más el riego (en todas las plantas en general). También vemos cómo las hojas amarillean y eso es debido a que empezarán a caérsele (ya sean de hoja caduca o perenne las dos se comportan igual, el único cambio es que los de hoja perenne no se quedan sin hojas).

El viento es uno de los peores enemigos en este caso porque el viento hace que las ramas se agiten fuertemente pudiendo romperlas y además secan la tierra y eso puede perjudicar a las raíces, y por ende a la planta.

Por eso, en otoño, siempre que se pueda cambiar la ubicación de la planta (porque hay plantas, como por ejemplo los bonsais, que no pueden cambiarse) no estaría mal llevar las plantas a un lugar resguardado del viento para que no sufran de más.

También hay que tener cuidado con el cambio de temperatura (solemos pasar del frío al calor en nada) y uno de los bichos que suele atacar en esta época, son las “hormigas voladoras” que pican y se asientan en plantas, paredes, etc.

Comparte este artículo

Post Comment