Naranjo amargo espinoso

A la hora de plantar árboles frutales es más que probable que consideres algunos pero te encuentres en la tesitura de haber varias especies de un mismo género y no sepas bien cuál elegir, si será mejor uno u otro (sobre todo si son muy parecidos entre sí).

Uno de los árboles que puedes plantar es el naranjo, un árbol frutal que puede contar con muchas especies como son: agrio, amarga, de Lousiana,… Conocerlas todas no es fácil y lo más seguro es que, donde las compres, solo tengan una o dos variedades, no todas porque el clima no sea lo más correcto para ellas.

Uno de los que en la zona de España se adapta bien a su clima es el naranjo amargo espinoso. Es un árbol que nos da frutos no demasiado dulces (es más para las personas que les gustan las naranjas más amargas) pero en cantidad (sobre todo cuando el árbol ya es adulto del todo).

Este árbol se caracteriza por, aparte de las hojas verdosas que tiene, por tener espinas como si de un rosal se tratara (y además son espinas que pinchan a conciencia, bastante afiladas). De hecho hay que tener cuidado con ellas porque para algunas personas pueden irritarles la piel.

Cuidados del naranjo espinoso

A decir verdad no es que necesite muchos cuidados. Si requiere de un riego regular, sobre todo si no ha llovido y, para todos los árboles frutales cítricos, el echarle un producto para éstos puede ayudar a nutrirlo de la mejor forma posible.

También puedes ayudarle poniendo algo de hierro en la tierra para que se oxide. Para estos árboles es adecuado y bastante bueno para su salud.

Una vez se adapta a la temperatura es difícil de que se muera aunque las heladas le afectan mucho, sobre todo cuando está aún con los frutos en sus ramas (éstos se suelen recoger en diciembre).

Comparte este artículo