Las macetas son más que para decorar

macetas
Normalmente, cuando se va a comprar una maceta para nuestras plantas se suele buscar una que tenga una buena estética, aunque hay que tener presentes otros aspectos importantes. Los materiales así como sus dimensiones o la estabilidad que proporciona su base son detalles que hay que buscar en las .

Detalles que condicionan el crecimiento de la planta

Estos detalles pueden ser determinantes porque pueden condicionar el crecimiento de la planta. Por esa razón hay que elegir correctamente la maceta que albergará la vida de nuestras amigas las plantas.

El material más común con el que se fabrican las macetas es la terracota, muy utilizadas, pero no son resistentes al frío y es posible que cuando bajen mucho se agrieten. Por eso, si se prefieren las macetas de este material hay que elegir aquellas que tengan las paredes muy gruesas.

La ventaja que tienen es que al ser un material poroso. Este material permite llevar un mejor control las necesidades de riego, lo que permite una mejor circulación del agua.

Pros y contras de las macetas de plástico

Por su parte, también encontramos las macetas de plástico y resinas sintéticas. También son muy comunes y se pueden limpiar de forma muy fácil, más que las de barro. Eso sí, no se llevan demasiado bien con el sol, especialmente si les da directamente.

Al ser impermeables, facilita a que se puedan producir estancamientos de agua en el interior. Si nos pasamos regando las plantas y las macetas no tienen un buen drenaje, podemos hacer que las raíces acaben pudriéndose. Por eso, si se tienen macetas de esta clase, hay que tener mucho cuidado en este aspecto.

Otra opción son las jardineras de madera, pero estas tienen el inconveniente que si no están tratadas, les puede afectar mucho la humedad y en este caso no merecería la pena hacerse con ellas.

Comparte este artículo

Post Comment