Graffiti con musgo

Una de las utilidades que tiene el es su posibilidad de emplearlo en el ámbito de la decoración. ¿Y cómo demonios podemos hacer eso? Pues usando el musgo como material para hacer una pintada, graffiti o dibujo, como queramos llamarlo. Los pasos a seguir son sencillos, pero antes de aventurarte a dejar tu huella en el mundo de esta manera ecológica asegúrate de que es lo que quieres, porque resulta difícil de lavar.

Graffiti con musgo
Graffiti con musgo

Un graffiti con musgo

Necesitaremos tres puñados de musgo, unos setecientos mililitros de agua tibia y un yogur natural (esto se puede sustituir por suero de leche, cerveza o un producto especial para estimular el crecimiento de la planta que podrás encontrar en cualquier establecimiento dedicados a los jardines).

Estos tres elementos los mezclas en una batidora o licuadora de tres a cinco minutos. Después viertes el líquido a un cubo y con una brocha lo extiendes sobre la superficie que quieras decorar: ya sabes, haz un grafiti divertido y llamativo porque el intento merece la pena.

Cuidarlo no será difícil, ya que simplemente tienes que regarlo una vez por semana y eso, a decir verdad, no tiene mayor complicación que hacerse con una pistola de agua o similar.

Graffiti con musgo
Graffiti con musgo

Comparte este artículo

2 Comments - Deja un comentario

  1. Lo intentaré, en un muro completo de mampostería a ver si funciona.¿Qué cantidad de yogourth y esporas por cada litro de agua?

  2. Interesante. ¿Qué cantidad de yogourth y esporas por cada litro de agua? Me gustaría intentarlo en un muro completo de mampostería.

Post Comment