Eucalipto arco iris

En la naturaleza se dan muchos tipos de plantas, unas más hermosas que otras, algunas diferentes que nos hacen mirarlas detenidamente intentando explicar el motivo por el que son así, o incluso sintiendo algo de envidia por no tenerlas en tu jardín.

Creo que, en este caso, puede sucederte lo segundo porque se trata de una planta llamativa donde las haya, el Arco Iris, un árbol cuyo principal atractivo se encuentra en la corteza de colores que forma parte de su tronco y no te hablamos de que sea pintado sino natural del propio árbol.

Al parecer, la corteza exterior del árbol tiene colores entre verde, azul, púrpura, naranja y marrón. Es originario de Filipinas y usados para fabricar papel, allí no los usan como elemento decorativo sino solo como un uso de otros árboles.

El también recibe del nombre de Gomero de Mindanao y puede crecer hasta 70 metros de altura (un tamaño considerable a tener en cuenta en el jardín, no ya solo por la altura sino también por la ramificación de las raíces en el suelo).

Este árbol se puede adaptar a nuestro clima, aunque es algo que quizás no se puede llegar a conseguir porque los únicos ejemplares del todo desarrollados se encuentran en Filipinas, Indonesia y Papúa Nueva Guinea. Sin embargo, siempre podríamos probar si conseguimos hacernos con algún ejemplar joven para adaptarlo (cuando más joven mejor será aunque el comportamiento seguramente será también muy diferente). Ten en cuenta que este árbol ha sido adaptado a otros lugares como EEUU, Malasia, Sri Lanka, China, etc.

Desde luego un árbol así en tu jardín llamará la atención de cualquier persona y te aportará una originalidad a tu jardín que pocas plantas pueden hacerlo.

Comparte este artículo

Post Comment