Drosera

En el mundo hay muchas plantas carnívoras y de ellas solo una parte las conocemos o bien podemos adquirir una porque otras es muy difícil mantenerlas en “cautividad”, en una maceta o incluso en el hábitat donde se vive porque no encuentran el alimento que necesitan.

Tanto es así que una de ellas podría ser la Drosera. Especies de droseras hay muchísimas por lo que es posible que alguna de ellas la hayas visto en tu tienda de plantas, viveros o en algún gran almacén.

Se caracteriza por unas hojas cubiertas por unos pelitos que son muy pegajosos (al pasar la mano es como si fueran una especie de babas pegajosas). Esos pelitos lo que hacen es atrapar a cualquier insecto que se roce con ellos y después con los tentáculos retienen al insecto y le impiden que se escape.

Cuidados de la drosera

La drosera se cultiva más como planta ornamental por el colorido que tiene. Además, el hecho de ser una planta carnívora ya hace que llame la atención (porque no es de las que abrirá su boca y te morderá).

Requiere de un ambiente húmedo y le gusta mucho el sol pero más la luz que el sol directo.

En cuanto al abono no es necesario pues sus nutrientes los obtiene de los insectos. Eso sí, el suelo más recomendable es el de tipo pantanoso que es el que más le puede gustar.

El riego tampoco ha de ser muy abundante sino medio. Le gusta tener la tierra húmeda que no empapada así que a veces va bien ponerle algún  sistema de riego que mantenga la humedad en el agua, al menos aquella que necesite.

Comparte este artículo

One Comment - Deja un comentario

Post Comment