Cineraria, planta de invierno

cineraria
La cineraria es una planta que ofrece flores muy bonitas que florecen en invierno a la par que otras especies quedan en un periodo como de latencia durante estas fechas. Esta planta se cultiva en interiores y requiere de ciertos cuidados para que esté siempre en las mejores condiciones.

La delicadeza de la cineraria

La cineraria es una planta de gran belleza, pero hay que decir que es bastante delicada. Necesita de cuidados específicos como por ejemplo, aquellos relacionados con la temperatura que debe haber en el sitio donde se encuentre la planta.

También se debe tener cuidado con la luz, el riego y sobre todo las plagas, que puede afectarla mucho. Si se le dispensan los mejores cuidados, nos regalará una gran belleza que no encontraremos en otras plantas que florecen en invierno.

Características de la cineraria

Se trata de una planta que vive bien en interiores. Necesita una temperatura que oscile entre los 15 y los 20 grados. Si la temperatura baja de los 10 grados, la planta puede deteriorarse seriamente.

Tiene un tamaño bastante pequeño en comparación con otras plantas, no llega a superar los 45 centímetros de altura normalmente. Lo que si tiene son flores de muchos colores que alegrarán la estancia en la que se encuentre.

Una de sus características es que su flor se parece a la de la margarita aunque puede llegar a tener muchos colores diferentes. Sus hojas crecen en la parte inferior de la planta. Son hojas muy suaves al tacto y tienen cierto grosor, con forma de corazón.

La cineraria destaca cuando está en el punto álgido de su florecimiento, la parte superior de esta planta se cubre de flores, creando un impresionante ramo que sorprenderá a cualquiera. Si buscas una planta de gran belleza a cambio de algunos cuidados, esta planta es muy aconsejable.

Comparte este artículo

Post Comment