Aceite mineral para las plantas

Aceite mineral para las plantas
para las plantas

El aceite mineral es un producto que podemos preparar nosotros mismos y que sirve para proteger a las plantas, sobre todo a las leñosas, del ataque de posibles de insectos.

Algunas de las enfermedades más serias de árboles y otras especies, las producen insectos como las cochinillas, la galeruca, los escarabajos defoliadores, los barrenillos o las orugas perforadoras.

Aceite mineral para las plantas
Aceite mineral para las plantas

Tanto estos insectos como sus larvas, dependiendo del ciclo vital en el que se encuentren durante la llegada del invierno, hibernan en la corteza de las plantas, y durante la primavera despiertan y se  alimentan de ellas, ya sea de la clorofila de las hojas, como de la celulosa de los troncos, produciéndoles daños que pueden llegar a ser devastadores.

El aceite mineral es una solución efectiva para acabar con larvas huevos e insectos. Pulverizado sobre la planta y el tronco, crea una película protectora que asfixia a los insectos, por lo que es un excelente tratamiento preventivo.

Aceite mineral para las plantas
Aceite mineral para las plantas

El mejor momento para aplicarlo es justamente ahora, a la entrada del invierno, y conviene repetirlo en primavera. Se puede comprar en tiendas de jardinería, pero también podemos fabricarlo nosotros mismos. Para ellos, se utiliza aceite vegetal diluido en agua, pero para que la mezcla emulsione de manera correcta, es necesario introducir algo de jabón. Hay quien utiliza lavavajillas, pero lo más indicado es usar jabón de potasio, que es menos contaminante, o jabón casero.

Las medidas aproximadas son 10 litros de agua, 200 cl de aceite de girasol u oliva y 20 cl de jabón. Lo mejor es comenzar añadiendo al aceite la misma cantidad de agua e incorporar el jabón poco a poco, agitando hasta que veamos que emulsiona correctamente. En ese momento, podemos añadir la mezcla al resto de agua.

Comparte este artículo

One Comment - Deja un comentario

  1. La cochinilla de los rosales siempre las combatí con la vaquita de san antonio,las juntaba y las ponía sobre las hojas.Es su enemigo natural.

Post Comment