Una planta usada como forraje puede regenerar suelos agrícolas

tedera
Un grupo de investigadores del Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA) está estudiando la forma de regenerar muy degradados gracias a una planta llamada tedera. Esta planta suele ser utilizada como forraje para el ganado. Además se combina con diferentes bacterias y hongos se consigue aportar un gran número de nutrientes al terreno.

La investigación con la planta tedera y los suelos agrícolas

Según han declarado, el principal objetivo es conseguir la regeneración de suelos agrícolas degradados en zonas tanto áridas como semiáridas. Para ello, se usa como base la Bituminaria bituminosa (tedera) con hongos como los rizobios y microrrícicos. Organismos que están presentes de manera natural en las raíces de la planta y que mejoran la fertilidad de los suelos.

Esta planta tiene una gran presencia en toda la cuenca del Mediterráneo y es famosa en todo el mundo por su calidad como pasto para el ganado. Uno de los lugares donde más abunda es en Canarias, lugar que destaca por contar con suelos bastante degradados.

Se espera un aumento de la producción local de forraje

Cuando se hagan públicos los resultados de esta investigación se espera que pueda permitir sentar las bases para la mejora y aumento de la producción local de forraje para la actividad ganadera.

Para esta investigación se seleccionarán y tomarán muestras en campo de variedades de esta planta de gran interés agronómico. Así también tiene un gran interés ecológico en varias zonas del archipiélago y posiblemente, si todo sale como está esperado, se podrá llevar a la península o exportar la idea a otros países.

También se ha adelantado que a las plantas obtenidas a partir de semillas recogidas se le inyectarán hongos y las bacterias, han sido aisladas procedentes de los suelos naturales donde fueron recogidas. El objetivo es evaluar la capacidad de producción del pasto y el aporte nutritivo. Por otro lado también se persigue la eficacia de estos microorganismos sobre los suelos.

Comparte este artículo

Post Comment