Tu jardín y tú, en intimidad

Dependiendo de la ubicación de nuestra vivienda y de si la zona está muy habitada o no, si disponemos de un , a veces puede llegar a resultarnos molesto ese sentimiento al ser observados por nuestros vecinos. Los patios y los jardines que no disponen de muros altos pueden provocar esto, sin embargo, las plantas también pueden ayudarnos a conseguir hacer de nuestro jardín un espacio de , donde podamos disfrutar de la tranquilidad de una tarde, sin sentirnos observados.

Se suelen emplear trepadoras en vallas , de forma que cubran los espacios libres que pueden permitir a nuestros cotillas vecinos ver nuestra actividad, para ello se suele añadir un enrejado en la parte superior de unos 60 cm cubierto de trepadoras, entre las más habituales está la fragante madreselva o las clemátides que florecen en primavera.

Los son otro de los métodos para mantener la intimidad de nuestro patio o jardín, probablemente de los más habituales, pueden llegar a crecer hasta 2,5 metros de altura y además de preservarnos de miradas curiosas, también conseguirán aislarnos del ruido y protegernos del viento, una buena opción.

Como tercera opción está el uso de maceteros, generalmente se suelen plantar , pero tienen la desventaja de que, son caros y se comen gran parte del espacio útil.

Comparte este artículo

Post Comment