Riego por inmersión

Una de las formas que tenemos de regar nuestras plantas es sumergiéndolas en agua. En este caso se utiliza un barreño que llenamos de agua casi entero y metemos dentro la planta de tal manera que hacemos que el agua entre en la planta desde las raíces.

Normalmente este tipo de riego se hace cuando la planta ha estado sometida a un calor intenso, una forma de tratar la sequedad de la planta de forma más eficiente porque, al regar, no llegamos a alcanzar todas las raíces.

El riego se mantiene unos 2-4 minutos y después se deja la planta en el mismo lugar sin hacerle nada más. Casi todas las plantas soltarán algo de agua (tenlo en cuenta si la tienes en un sitio donde no quieres que caiga agua).

No es bueno utilizar este riego varias veces porque las raíces podrían llegar a pudrirse o bien podemos hacer que contraiga enfermedades.

Comparte este artículo

One Comment - Deja un comentario

Post Comment