Riego por capilaridad

Hoy quiero comentarte una forma diferente de regar tus plantas que además puedes hacerlo de forma casera de tal modo que obtienes una forma de riego donde no tendrás que ir de un lado a otro pues, con solo abrir la manguera, lo tendrás hecho.

Supongo que recuerdas el riego por goteo donde tienes una goma con unos agujeros que se pone cerca de las plantas para que, cuando llega la hora si tienes programado el agua para que se abra a determinadas horas. Sin embargo, también puedes hacer eso mismo con una manguera normal.

A eso se le llama riego por capilaridad y se trata de un sistema de riego que consiste en coger una manguera y hacerle unos agujeros no demasiado grandes. A continuación la entierras en la tierra, no muy profunda y con cuidado de que los agujeros no queden taponados por la tierra.

Ya solo has de abrir el grifo de la manguera con una potencia media o baja. De esta manera a la hora de regar solo tendrás que hacer eso y será mucho más fácil hacerlo porque basta que lo dejes unos minutos para tener todas las plantas regadas.

Esto puede venirte bien para los jardines en los que tienes muchas plantas pero el inconveniente es el hecho de tener que tener varias tomas de agua en caso de tener un jardín demasiado grande o con zonas donde las mangueras no llegan.

En el caso de la manguera, hay que revisarla de vez en cuando por si la tierra ha taponado los agujeros o bien por si está demasiado desgastada y puede romperse en cualquier momento haciendo que salga mucha más agua.

 

Comparte este artículo

One Comment - Deja un comentario

Post Comment