Los invernaderos y sus tipos

Los invernaderos se pueden diferenciar en cuatro categorías, dependiendo del clima que queramos mantener dentro, de este modo tenemos los invernaderos fríos, frescos, templados o cálidos.

Invernadero frío: Un invernadero frío recibe únicamente el calor solar, por tanto, en los inviernos, la temperatura que hay dentro puede llegar a ser unos 5ºC por encima de la temperatura exterior. Son adecuados para guardar en ellos las plantas de exterior con una resistencia media al clima frío. Por otro lado, también son aconsejables para guardar las plantas durante un mes antes de la época de realizar el cultivo en el exterior.

Invernadero fresco: Este tipo de invernaderos mantienen una temperatura mínima aproximada a los 6ºC. Son ideales para proteger las plantas de las heladas y para guardarlas antes de su cultivo en el exterior o también para aquellos cultivos de clima fresco durante el otoño o el invierno.

Invernadero templado: Mantienen una temperatura mínima de unos 12 ó 13ºC, son recomendados para el cultivo de hortalizas.

Invernaderos cálidos: Son los más caros de mantener pues mantienen una temperatura mínima de 18ºC por tanto suelen requerir calor adicional durante las épocas frías (al igual que ocurre con el templado), no obstante suelen estar destinados para las plantas tropicales o subtropicales.

Comparte este artículo

Post Comment