La importancia de podar los geranios

geranios-rojos
Tanto si tienes en el jardín o en una buena maceta en tu hogar, es importante su poda dado que si no lo haces, comenzarán a espigar y dejarán de dar sus bonitas flores. Por eso, queremos compartir contigo una serie de consejos para que puedas podarlos con total seguridad.

Así debe ser la poda de los geranios

El mejor momento para su poda suele ser en otoño aunque a veces si donde se vive los inviernos son bastante fríos, lo mejor esperar a principios de la primavera, antes de que comience la etapa de floración. No podemos olvidarnos de que cada vez que se sequen, tenemos que retirar las hojas y flores.

Antes de cortar los tallos es necesario pensar en la forma que queremos darle a la planta. Si queremos que continúe siendo redondeada, si queremos que cuelgue, etc. una vez comencemos… no hay vuelta atrás.

para ello hay que cortar los tallos del geranio desde el suelo, comenzando por aquellos que se encuentren más débiles o enfermos. Continuaremos por los tallos laterales para poder mantener la forma deseada y fortalecer de esta forma a los tallos centrales para que nazcan las nuevas flores.

Asimismo, además de controlar el tamaño de la planta y también su floración, gracias a la poda conseguiremos que la planta llegue a crecer con más energía.

De los tallos podemos sacar esquejes

Por otro lado hay que tener presente que de los tallos que hayamos podado podemos sacar esquejes con los que crear nuevas plantas para el año que viene. Para conseguir solo hay que coger un esqueje, reducir la superficie de sus hojas a la mitad y colocarlas directamente en el sustrato.

Para finalizar, un consejo para que florezca bien es la utilización de alguna hormona de enraizamiento, con lo que aumentaremos la probabilidad de que el año que viene volvamos a tener geranios de nuevo.

Comparte este artículo

Post Comment