El Noni: Morinda citrifolia, árbol de la fruta prodigiosa.

Árbol del noniEl noni es una planta arbustíbera o árbol de pequeño tamaño, de hoja perenne, procedente de algunas regiones del sureste asiático, como la Polinesia Francesa: Samoa, Tonga, Tahití, Hawai…

Se reproduce en zonas de clima templado, aguantando sin problemas temperaturas superiores a los 38 grados, por lo que se ha extendido a diferentes zonas de América Central.

Se adapta a todo tipo de suelos, pero necesita bastante humedad.

Fruto del noniSe trata de una planta de la familia de las rubiáceas, de tallo robusto y esbelto, con hojas grandes y elípticas de color verde brillante, muy nervadas. Puede alcanzar los 5 o 7 metros, por lo que tiene la consideración de árbol. Florece durante todo el año, con flores blancas tubulares que crecen en racimos, dando frutos comestibles de color amarillo pardo, lleno de semillas, del tamaño y apariencia de una piña. A este fruto, se le atribuyen propiedades muy beneficiosas para la salud.

Desde casi 2000 años, el fruto del noni ha sido recogido por los nativos polinesios como fuente de alimento, pero además, era el ingrediente principal de los curanderos en la preparación de remedios curativos específicos.

flores-de-noniEntre las propiedades del noni destacan la prevención de problemas cardiovasculares,  gracias a la presencia de lignanos en el fruto. Ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos y evita la formación de trombos.

Destacan también sus propiedades analgésicas, conocidas desde tiempos remotos por los nativos para tratar el dolor. Mejora los casos de diabetes, el sistema digestivo y diversas infecciones.

Además, se le atribuyen propiedades antioxidantes y anticancerígenas, aunque todavía se están realizando estudios para verificar las virtudes de la planta y sus posibles reacciones adversas en el organismo.

Comparte este artículo

Post Comment