El Ciprés (Cupressus sempervirens): un árbol cultivado desde la antigüedad

cipresEl Ciprés es un árbol que pertenece a la familia de las , su nombre común o vulgar es Ciprés común y su nombre cientí­fico es Cupressus sempervirens. Cupressus, según algunos autores deriva de Cyprus (Chipre), donde es nativo y crece silvestre, mientras que Sempervirens, significa siempreverde.

Si bien su origen no está del todo claro, debido a que fue un árbol muy cultivado desde la antigüedad, se supone que es nativo del Mediterráneo oriental y habita por toda la región mediterránea.

El Ciprés es una conífera de hoja perenne, de porte columnar o extendido, que puede llegar a alcanzar los 30 metros de altura. Este árbol puede llegar a vivir más de 500 años.

Posee una corteza delgada con grietas verticales de color grisáceo. Las ramas crecen de forma vertical y son cilí­ndricas, con espesor de alrededor de 1 mm.
Sus hojas son de color verde oscuro, muy pequeñas, delgadas, aplanadas, con forma de escama (escuamiformes), opuestas, solapadas alrededor del tallo. Las mismas van formando las ramillas caracterí­sticas de los cipreses.

En cuanto a sus flores, el Ciprés posee flores masculinas y femeninas: las primeras son de color amarillo, alargadas, claviformes, y se distribuyen de manera individual; mientras que las femeninas son de color verde, globulares (en forma de globo), de muy reducido tamaño, y aparecen dispuestas en pequeñas inflorescencias. Los frutos se llaman gálbulas y tienen forma esférica; tardan dos años en madurar.

Este árbol necesita luminosidad; resiste muy bien las altas temperaturas, pero no tolera las bajas temperaturas (menor a los 10º bajo cero). Prefiere los suelos frescos y ricos y su multiplicación se produce por semillas o por injerto.

Comparte este artículo

Post Comment