Rosa del desierto – Adenium obesum

Rosa del desierto

o adenium obesum es una planta de excepcional belleza. Se trata de un arbusto perenne, perteneciente a la familia , natural de la zona tropical de África y Arabia.

Si bien puede superar los dos metros de altura en su hábitat original, cultivada en macetero apenas supera el metro de altura y, en bastantes ocasiones, es cultivada como bonsái. Su uso es ornamental.

Tronco rosa del desierto
Tronco rosa del desierto

Su aspecto recuerda al árbol del Baobab, por su tronco suculento y bulboso, arropado en parte por ramas crasas, en cuya superficie proliferan unas pequeñas ramitas de hojas verdes, ovaladas y pequeñas que recuerdan a las del olivo.

Durante todo el verano, la Rosa del desierto florece tenazmente si tiene una correcta iluminación. Sus flores son tubulares, de unos tres o cinco centímetros de longitud y una corola de cinco pétalos. Sus colores suelen ir desde el blanco al púrpura.

 

Rosa del desierto, cuidados

Se trata de una planta delicada que no tolera temperaturas inferiores a los diez grados y precisa mucha luz. La mayoría de las veces se cultiva como planta de interior para evitar que sufra cambios importantes de temperatura.

Flor de la rosa del desierto
Flor de la rosa del desierto

En cuanto al riego, tolera muy bien la sequía, ya que tiene la capacidad de almacenar bastante agua en su tallo tuberculoso.  De hecho, en invierno se aconseja mantenerla con el mínimo riego posible. Al secarse, la planta pierde las hojas y se mantiene en reposo hasta la primavera.

Se reproduce por semilla o injerto de tallos sin hojas o renuevos.

En cuanto a las enfermedades, puede sufrir el ataque de pulgones o cochinillas.

Comparte este artículo

Post Comment