Consejos para mantener los ramos en San Valentín

Hoy es el día de los enamorados (si, lo siento, se que es la frase de una canción, o al menos a mí me recuerda a eso). Pero hay que reconocerlo, es San Valentín y seguro que en las grandes ciudades hoy se ven más mensajeros que de costumbre entregando ramos de flores a las amadas y amados.

Sin embargo, ¿y si resulta que compras el ramo pero hasta la noche no vas a verla? ¿Qué haces con él para que no se marchite? Pues a ver, se pueden hacer varias cosas.

La primera, puedes ponerlo en agua para que, si en la oficina hay calefacción, no se vaya a secar. Te recomendaría ponerlo en un lugar donde le de un poco la luz, pero solo un poco, y también el fresco, así que aléjalo de las zonas donde pueda hacer más calor.

Otra de las cosas que puedes hacer, dependiendo de dónde trabajes, es ponerlo en un lugar fresco (que no frío). Si lo pones en un lugar frío lo que harás es que se hiele y, después, se marchitará mucho antes.

Algunos lo que hacen es colgarlo boca abajo para que no pierda su forma ni haya nada que lo pueda destrozar. Pero si pasan muchas horas así, los tallos sin agua, se puede marchitar (porque es una técnica de secado de plantas).

El agua como ves sería imprescindible para que esté bien sano el ramo, o al menos llegue hasta que se lo puedas dar a la otra persona (eso sí, no vale desentenderse; si se marchita en uno o dos días toma responsabilidad y regálale otro pero al menos que sea comprar y regalar, para que no pase lo mismo).

Lo que no debes usar es aspirinas u otros productos, al menos antes de regalarlo, porque eso es mejor usarlo cuando ya se sabe dónde va a estar el ramo colocado.

Comparte este artículo

Post Comment