Cactus senil

No, no me he equivocado en el nombre, a este cactus se le conoce con el nombre de cactus senil aunque si quieres el nombre científico éste es Cephalocereus senilis (como ves también tiene ese nombre algo de “senil”). Es un cactus hermoso de tener en la mano porque no es como los otros, primero porque no pincha y segundo porque el pelo que le nace es de un color blanco que asemeja al pelo de una persona anciana, de ahí que se le llame así.

Estos cactus suelen crecer más que nada hacia arriba, en forma de columna, no como otros que pueden crecer a lo ancho. El único problema es que, cuando se compra, si es pequeño, tarda mucho en ir creciendo y uno puede desesperarse de no verlo evolucionar pero sí te puedo decir que es uno de los más longevos porque, por ejemplo, en México, de donde es originario, hay un ejemplar de unos 200 años que mide unos 10 metros.

Al principio lo mejor es tenerlo en una maceta para que vaya creciendo poco a poco. Yo lo tengo así pero porque no quiero plantarlo en el jardín (ya que si lo hiciera sería difícil después quitarlo si tiene muchas raíces. Lo que sí te puedo decir es que, a menuda que crece, y aunque no las veas, las espinas van saliendo.

De pequeño es bonito porque el cactus está cubierto por completo de pelo blanco pero, conforme pasan los años (y no hablamos de 1-2) el pelo va desapareciendo de la base y aparecen las espinas (cosa que a algunos no les gusta). Al final, en la edad adulta de la planta dicen que solo la punta tendrá pelo blanco. Y si se deja crecer, a partir de los 6 metros tendrás flores en ese cactus, eso sí, solo por la noche.

Cuidados del cactus senil

Como el resto de los cactus, no requiere muchos cuidados, o al menos yo no lo cuido mucho. Agua solo lo necesario porque, aunque es un cactus, no hay que dejarle mucho tiempo sin agua; con una vez a la semana sería suficiente procurando no mojarle mucho (solo la tierra) para que no se pudra.

Tolera bien el clima al que esté expuesto, tanto frío como calor aunque el primer año hay que adaptarlo al clima que va a tener (y encontrar el mejor lugar para él).

En cuanto a la posición, ésta será donde haya sol. En verano hemos de tener cuidado con las cochinillas porque lo atacan (y se transmite a otras plantas). Por lo del trasplante, yo suelo hacerlo en otoño aunque ahora se recomienda en primavera, dependerá de cómo esté adaptada la planta.

Comparte este artículo

Post Comment