Riego por aspersores

A la hora regar, si no tienes mucho jardín quizás no tienes que regar mucho y lo haces con una manguera, o quizás tienes un sistema de riego por goteo en todo el jardín que te hace no tener que ir de aquí para allá con la manguera para regar las plantas, con abrir la manivela o incluso poner un programador es más que suficiente.

Pero si no es así, lo más seguro es que tengas la manguera para regar y, cuando necesitan mucha agua por periodos de calor, lo más seguro es que necesites de tiempo para quedarte varios minutos en el mismo sitio, esperando cubrir bien de agua las plantas, para pasar al siguiente, y al siguiente.

Muchos lo que usan son los llamado aspersores, herramientas que dispersan el agua de una forma más suave (pero más rápida) a las plantas. Estos aspersores los hay de muy diversos tipos y va a depender del que elijas para saber si es el adecuado o no. En principio, y como primera medida, he de decirte que has de colocarlo cerca de las plantas pero no lo suficiente para hacerles daño (por ejemplo en sus hojas o raíces si les cae el agua fuerte).

También has de ver que los aspersores dispersan el agua en una buena porción de tierra, con lo cual has de colocarlo donde realmente se necesita el agua sabiendo que, si elijes uno grande éste regará una buena parte del jardín dejando caer el agua en finas gotas (como si lloviera). Normalmente se dejan accionados unos 20 minutos pero dependerá de las plantas a las que les de el agua, de si son más secas o húmedas.

Y, de paso, los niños también pueden disfrutar pues los aspersores se convierten para ellos en un juguete con el que saltar por encima para ver cuánto se mojan o simplemente por diversión.

Comparte este artículo

One Comment - Deja un comentario

Post Comment