Anís (Pimpinella anisum)

Se trata de una base de hierbas, plantas aromáticas, que se cultiva. Crece tan alta como 40-70 cm de la luz, en suelos ricos y necesita humedad moderada.

Partes utilizadas: el bulbo, las hojas, las semillas y las raíces.

Por sus virtudes terapéuticas, es muy difundida a nivel mundial al se le conoce desde los tiempos antiguos. Pitágoras afirmaba que el le da mayor fuerza al hombre. Sirve tambien para curarse del insomnio, estimula el apetito, hace al hombre más fértil y facilita la digestión.

Los Principales componentes conocidos: las vitaminas, el complejo B (B1, B2), C, calcio, fósforo, potasio, azufre, hierro, esencias aromáticas.

Acción farmacológica: carminativas, antiespasmódico, expectorante, para un páncreas estimulante.

La infusión de anís:

La infusión se hace a partir de una media cucharilla de té de anís en 250 ml de agua hirviendo. El té debe estar entre de 10-15 minutos de reposo para convertirse en una infusión.

Utilizando las semillas de anís:

La infusión se hace a partir de una cuchara de té de anís en semillas hervidas en 250 ml de agua durante 30 segundos. En una taza de té, beber después de las comidas principales. Este té trata el asma bronquial, tos, y hace una lenta digestión.

Utilizando las raíces del anís:

La decocción es de 30 gr. Demoler previamente las raíces antes de ser hervidas en un litro de agua durante 20-30 minutos. Una taza de té beba después de las comidas principales. Este té trata la menstruación dolorosa.

EL anís tiene estas grandes propiedades medicinales que podemos aprovechar!

Comparte este artículo

Post Comment