Brotes al sol

Es posible que, aún en invierno, hayas plantado algunas semillas en macetas y ahora estén brotando y puedas ver cómo día a día la planta evoluciona y va creciendo. Es habitual que, cuando la ves ya lo bastante grande, te decidas a ponerla al sol y, de repente, ves cómo los brotes se marchitan y la planta vuelve un paso atrás en lugar de adelante.

Esto es debido a que los brotes de la planta todavía están muy tiernos y la luz del sol, o mejor dicho, el sol directo, las daña de tal forma que se recomienda no ponerlas directamente fuera cuando hace sol por eso.

Lo mejor es dejarlas que les de el sol pero dentro de la casa, con una ventana de por medio, por ejemplo, que filtra la luz solar y, aunque llega, no lo hace con la misma intensidad que lo haría de estar fuera de esa ventana.

También ten en cuenta que no esté muchas horas dándole el sol y revisa la tierra porque se puede secar más al estar al sol que sin sol.

De esta forma mantendrás sanos los brotes y conseguirás que estos estén mejor además de desarrollarse normalmente sin que se quemen ni tengas que ralentizar el desarrollo de la planta por ese motivo.

Como recomendación también te doy una y es que los primeros días no la pongas al sol. Le puede dar la luz pero no el sol, ni aunque sea a través de ventana, para que la planta no vaya a tener demasiado sol.

El agua en las plantas así a mí me gusta echársela por abajo de modo que absorban lo que necesitan, es una forma de riego mejor para este tipo de plantas aunque ten cuidado para que la tierra por arriba esté húmeda.

Comparte este artículo

Post Comment