El riego de las plantas de interior

riegoA la hora de regar las plantas de interior se deben tener presente ciertos aspectos como ser la temperatura y humedad ambiente, la época del año, la naturaleza de la planta, etc.

Respecto a la temperatura ambiente, cuanto más elevada esta última, mayor será la necesidad de riego de la planta ya que la misma transpirará con gran intensidad. Al perder agua por las hojas, necesitará ser regada con cierta frecuencia para lograr mantenerse fresca y ligeramente húmeda.
En la época de menos calor como es el otoño y el invierno, el riego debe ser menor.

En cuanto a la cantidad de agua que requerirá la planta, ésta dependerá de la especie y también de la edad de la planta. Las plantas jóvenes deben ser regadas con frecuencia pero con poco agua, mientras que las adultas necesitan un riego abundante pero con una frecuencia menor.

Para saber si realmente la planta necesita agua se debe examinar la tierra en la superficie y ver su grado de humedad. Una forma muy común y eficaz para saberlo es hundiendo un dedo dentro de la tierra: si ésta está seca por dentro, la planta tiene sed.

Respecto a como regar las plantas de interior, existen diferentes formas, entre las que se destacan la pulverización y el riego con regadera. El agua para el riego debe ser templada y no fría.
Para evitar el exceso de agua en la planta, la maceta en la que se encuentre debe tener un buen drenaje.

Comparte este artículo

Post Comment