Diferencias entre abono y fertilizante


Muchas personas piensan que y es lo mismo, algo que no es correcto aunque son similares. Tanto una como la otra sirven para cuidar nuestros jardines y macetas, por ejemplo. Su objetivo es el de reforzar el crecimiento y desarrollo de la planta así como poder enriquecer el sustrato en el que se encuentran.

¿Cuáles son las diferencias entre abono y fertilizante?

A pesar de ese punto en común con el que cuentan, ambos emplean tanto sustancias y se utilizan métodos diferentes para su correcta aplicación.

Una de las principales diferencias que hay entre fertilizante y abono son las sustancias que se utilizan para conseguir que la planta crezca correctamente. La composición de los abonos es orgánica y siempre procede de restos animales o vegetales. Por su parte la de los fertilizantes, normalmente es artificial aunque hay casos en los que solo se utilizan minerales naturales.

Del abono hay que decir que no altera las condiciones con las que cuenta el suelo, siempre lo enriquece. El fertilizante es diferente, hay que prestar mucha atención a los componentes que lo forman dado que podemos incluso llegar a alterar el pH del suelo o contaminar el subsuelo.

El abono se aplica directamente sobre el terreno pero con los fertilizantes es diferente, necesitan agua para poder disolverse y enriquecer el sustrato. Solamente de esta manera podrán ser absorbidos todos los nutrientes por las raíces de las plantas.

Ambos devuelven a la tierra los nutrientes que necesita el sustrato para proporcionar el crecimiento adecuado de plantas y árboles. Para ello, es conveniente saber qué composición tiene el suelo y qué clase de sustancias están extrayendo las plantas que viven en él.

Recuerda que cada variedad de árbol o planta requiere diferentes nutrientes y cantidades, por esa razón no debemos sobrepasarnos con ello porque incluso podríamos matar hasta la planta.
¿Conocías las diferencias entre abono y fertilizante?

Comparte este artículo