El crecimiento de las plantas y la luna

plantas-zjzu0

Un grupo de científicos de la Universidad de Cambridge ha descubierto una molécula fotorreceptora en las células de algunas que utiliza la luz reflejada por la como si se tratase de un termómetro para poder leer los cambios de temperatura estacionales.

Desde la universidad aseguran que este descubrimiento podría ayudar a los que resisten mejor a las temperaturas que se esperan como resultado del cambio climático y que tarde o temprano comenzarán a notarse.

Han explicado que las plantas utilizan unas moléculas llamadas fitocromos, que se usan normalmente para detectar la luz durante el día. Con ello cambian su función en la oscuridad para poder convertirse en medidoras celulares de la temperatura, con lo que miden el calor de la noche.

Los resultados, que ya han sido presentados en varias publicaciones, demuestran que los fitocromos pueden controlar los interruptores genéticos como respuesta a la temperatura, al igual que la luz para poder marcar el desarrollo de la propia planta.

Al caer la noche, estas moléculas tienden a cambiar de estado y se ha revelado que el ritmo de cambio depende directamente de la temperatura, tras comparar los fitocromos con el mercurio de un termómetro. Cuanto más calor hace, más rápido se realiza el cambio molecular, estimulando así el crecimiento de las plantas.

Muchos agricultores y jardineros saben desde hace cientos de años cómo son de sensibles las plantas a la temperatura. Se sabe desde hace mucho que los inviernos templados hacen que muchos árboles y flores florezcan más temprano. Esto es algo se ha usado durante mucho tiempo para poder predecir el tiempo y la cosecha para el próximo año.

Ahora, con el tiempo y las temperaturas cada vez más impredecibles a raíz del cambio climático, los responsables de esta investigación aseguran que el hallazgo de esta molécula sensible a la luz permitirá el desarrollo de cultivos más resistentes.

Comparte este artículo

Post Comment