Características de la crassula

crassula
La es un género de plantas crasas y perennes, conocidas como árbol de jade. Tiene una gran belleza y no requiere de muchas exigencias para su cuidado. Forma parte de una familia de aproximadamente 620 especies.

Características principales de la crassula

Proceden del sur de África aunque su cultivo es frecuente en prácticamente cualquier rincón del mundo. Tiene especies muy famosas como pueden ser la Crassula arborescens o la Crassula ovalata, pero si hay una que llama la atención es la Crassula portulacea, con nombres populares como monstruosa o de trompetas.

Normalmente florecen entre los meses de otoño e invierno y gracias a sus características no requieren muchos cuidados, especialmente en lo que se refiere al riego. Por esa razón son tan recomendables para personas que quieren plantas pero no pueden hacerse mucho cargo de ellas.

Pueden llegar a alcanzar hasta los 3 metros de altura, pero si se hacen buenas podas se pueden mantener en dimensiones más pequeñas o incluso se puede preparar para el cultivo de bonsái.

Aspectos del cultivo de crassulas

Una de sus principales ventajas es que se adaptan bien a diferentes clases de climas, independientemente de si son espacios exteriores o interiores.

Lo que hay que evitar con ellas son las temperaturas extremas. Si están en macetas se recomienda guardarlas bajo techo durante los inviernos y sacarlas fuera en primavera y verano. En lo referente a la luz solar, la crásula puede vivir tanto en sitios soleados como en zonas de semisombra.

Resiste muy bien las sequías y para que crezca sana necesita un sustrato con un buen drenaje. El drenaje puede ser tanto arenoso como pedregoso. Hay que controlar el riego y es suficiente con una o dos veces a la semana durante el verano y una vez cada dos o tres semanas durante el invierno.

Comparte este artículo

Post Comment