Amarronamiento de las coníferas: ¿Por qué ocurre?

coniferas marronesDurante este año, son muchas las coníferas que veo afectados por este problema. Cipreses, pinos, setos de arizónica y otras especies similares parecen haberse secado parcial o completamente y lucen su ramaje color marrón, como si se hubieran secado.

Hay quienes piensan que el problema es precisamente ése, la falta de agua, pero en cambio, puede deberse a varios motivos.

Problemas con el sustrato: Suelos poco apropiados, arcillosos o poco porosos, pueden causar este problema, ya que impiden la circulación de oxígeno en las raíces, produciendo que estas se vuelvan cada vez menos permeables y tengan cada vez más problemas para absorber el agua y sus nutrientes.

AmarronamientoAtaque de hongos: Suele producirse precisamente cuando a la planta no le llega suficiente oxígeno a las raíces y tiene exceso de riego. Los dos hongos más comunes que afectan a las coníferas son la Phytophthora cinnamomi  y el Seiridium cardinale. El primero comienza atacando a las raíces más finas y con más vellosidades de las plantas, que son precisamente las que absorben los nutrientes, después continúa con las raíces de agarre. El Seiridium ataca al tronco y las ramas. Es infeccioso y se contrae por cualquier corte o grieta de la planta por la que penetran las esporas del hongo. Las ramas comienzan a secarse y su recuperación es improbable.

Conífera afectadaFalta de minerales esenciales: Se detecta porque el amarronaiento comienza desde la punta de las agujas. La falta de magnesio suele ser la que más compromete a su salud, aunque también es necesitan nitrógeno y azufre

Cipres amarronadoFalta de agua: Tanto el exceso como la falta de agua pueden ser peligrosas. La sequedad del terreno, sumado a las altas temperaturas puede provocar que la planta se queme.

Copa demasiado tupida: Generalmente impide que la luz y el aire penetre a todas las partes del árbol.

Heladas: El frío invernal también puede producir amarronamiento temporal, ya que la planta puede recuperarse en primavera.

Comparte este artículo